• Estudio Jurídico Salta

    Creative

    Duet

  • Estudio Jurídico Salta

    Friendly

    Devil

  • Estudio Jurídico Salta

    Tranquilent

    Compatriot

  • Estudio Jurídico Salta

    Insecure

    Hussler

  • Estudio Jurídico Salta

    Loving

    Rebel

  • Estudio Jurídico Salta

    Passionate

    Seeker

  • Estudio Jurídico Salta

    Crazy

    Friend

Barderi Nicolás c/ Fundación Greenpeace Argentina s/ diferencias de salarios
Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo
Sala/Juzgado: VI
Fecha: 25-mar-2014

Conforme la aplicación del Estatuto del Periodista, proceden las diferencias indemnizatorias pues las tareas del actor encuadran en las de redactor según el art. 23 de la norma citada.

Sumario:

1.-Corresponde concluir que el actor realizaba, en favor de la accionada, tareas de índole periodística toda vez que se desempeñó en el área de prensa, fue parte de la producción del contenido, edición y coordinación de la publicación gráfica de la entidad, la redacción de newsletters a distintos medios, y además era poseedor del título profesional habilitante en la materia, lo que califica a las tareas dentro de las tareas de redactor del art. 23 inc. d) del Estatuto.

2.-Corresponde confirmar la procedencia de las diferencias en la liquidación derivada del despido directo conforme la aplicación de las normativas del Estatuto del Periodista toda vez que la demandada reconoció que el actor se desempeñaba en el sector prensa, y si bien indica que las tareas no se correspondían con las típicas de un periodista, los términos del reclamo fueron acreditados.

3.-Toda vez que el art. 9 de la LCT. dispone que ante la duda en la interpretación o alcance de la Ley, o en la apreciación de la prueba en los casos concretos, los jueces deben decidir en el sentido más favorable al trabajador, queda materializada la expresión del principio protectorio que tiene fundamento en el art. 14 bis de la CN., consagrando el principio in dubio pro operario esencia misma del derecho que nos ocupa, y por lo tanto, cabe entender que las tareas del actor para la demandada encuadran en las descriptas por el Estatuto del Periodista.

Fallo:

Buenos Aires, 25 de MARZO de 2014

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

EL DOCTOR LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

La sentencia de primera instancia que hace lugar a la acción, viene apelada por la parte demandada a fs. 113/116 y por la parte actora a fs. 118/119, habiendo merecido réplica de ambas a fs. 122/vta y a fs. 125/vta, respectivamente.

A su vez, el representante letrado de la parte actora apela por baja la regulación de sus honorarios (fs. 117).

Por una cuestión de método he de analizar en primer término los agravios de la parte demandada quien se queja porque el juez "a quo" hizo lugar al reclamo por las diferencias en la liquidación derivada del despido directo conforme la aplicación de las normativas del Estatuto del Periodista. Sostiene que se ha efectuado una incorrecta apreciación de las probanzas acreditadas en autos. Adelanto que la queja no debe prosperar.

En efecto, no puedo dejar de señalar el reconocimiento efectuado en el conteste en cuanto a que el actor - conforme las propias palabras de la demandada "se desempeñó en el sector de prensa" -, aunque indica que las tareas no se correspondían con las típicas de un periodista. Sin embargo, en mi opinión, los términos del reclamo de inicio fueron acreditados por los testimonios brindados en la causa. Se destaca sobre todo el del dicente Gonzalo Matías Girolami Varela (fs. 73/75), quién se desempeñó para la demandada como Jefe de Prensa y fuera compañero de trabajo del actor. Indica que en el área de prensa, se producía íntegramente la revista institucional de Greenpeace que tenía un tiraje de más de 60.000 ejemplares.En un momento ante el exceso de tareas del sector, se solicitó al director ejecutivo Martin Prieto que de la producción integral de la revista se ocupara el equipo de recaudación de fondos, en donde estaba en ese momento el actor y fue desde ese ahí que Barderi quedó a cargo de la producción, redacción, edición y coordinación de la producción de la revista, todo en el marco de un proceso de diálogo permanente entre las diferentes áreas, así fue que el dicente durante unos meses tuvo que poner en contacto al actor con nuestro diseñador, fotógrafo y productores gráficos que se ocupaban de la producción de la revista hasta que se produjo el proceso de traspaso completo. Luego, Barderi pasó al equipo de movilización pública, teniendo trato fluido con el sector. En esa área, el actor tenía a cargo la producción de los newsletters electrónicos que se enviaban a una base de contactos internamente conocida como ciber activistas compuestas por más de 600.000 contactos directos. Manifestó, que el actor se ocupaba de la producción de los contenidos de los newsletters, redacción y edición de los mismos y supervisaba el proceso de envío que estaba a cargo de Leonardo D’alessandro. Expresa, que sabe que el actor se ocupaba de la redacción porque tenían trato frecuente toda vez que muchas veces los contenidos que el actor redactaba y editaba tenían como base información que administraban desde el equipo de prensa. Indica que durante 2010 y parte de 2011 hasta que el dicente se desvinculo de organización, el actor trabajó en su equipo dentro de la jefatura de prensa a raíz de la necesidad de reforzar el mismo, por la licencia de por maternidad de Mariana Ciaschini, toda vez que el actor tenía experiencia en tareas de prensa y periodísticas.También dijo que comenzó a trabajar con el dicente haciendo el trabajo de coordinador de prensa, tareas que incluyen la producción, redacción y edición de comunicados, gacetillas y otras piezas de comunicación de prensa, incluida la supervisión de piezas de comunicación audiovisual. Luego, tras las preguntas de la demandada, el testigo reitera que dentro de las tareas del actor se encontraba la de controlar el proceso de producción de la revista que consistía en escribir las notas, seleccionar el contenido, editarlo y coordinar la producción gráfica. A su vez, estos dichos, aparecen reafirmados por el dicente aportado por la demandada Stancanelli Nicolaevsky (fs. 76/77) quién siendo actual jefe de prensa de la accionada manifiesta que en la Fundación se realizaba una revista institucional de la cual se encargaba el sector donde en un primer periodo se desempeñó el actor. El testigo de la demandada Martin Tinghitella (fs. 68/70), quién ostenta el cargo de recaudador de fondos de la demandada, conoce al actor del trabajo, indica que la demandada tenía una publicación grafica que le enviaba a los donantes y que el contenido de la misma se generaba de forma similar a los mails, es decir con la autoría intelectual de los directores de cada área y tras la pregunta de la parte actora, expresa que Barderi tuvo el puesto de Director Político (sic). Además, tanto los dichos de Boyanosky Bazan (fs. 62), Rozenwasser Einat (fs. 63/64), periodistas de distintos medios con los que tenía contacto frecuente el actor, confirman las tareas que denuncia el actor, sobre todo, el primero de ellos que dice que en los mails que recibía al pie del despacho - como se suele hacer - la firma de los encargados de prensa y allí figuraba el actor entre otros.

Aviso Legal IUS